ProstatectomÍa Radical, Guía para pacientes.

¿Qué es la Prostatectomía Radical?

Una prostatectomía es un procedimiento quirúrgico para remover de manera parcial o completa  la próstata. Puede realizarse en el tratamiento del cáncer de próstata o de la hiperplasia prostática benigna.

Un enfoque quirúrgico común para la prostatectomía incluye hacer una incisión quirúrgica y extirpar la glándula prostática (o parte de ella). Esto se puede lograr con cualquiera de dos métodos, la incisión retropúbica o suprapúbica (parte inferior del abdomen) o una incisión en el perineo (a través de la piel entre el escroto y el recto).

Antes de someterse a una prostatectomía, a menudo es necesario realizar una biopsia de próstata.

La Próstata

¿Cómo es y dónde está? La próstata es aproximadamente del tamaño de una nuez y rodea el cuello de la vejiga y la uretra de un hombre, el conducto que transporta la orina desde la vejiga. Es en parte muscular y en parte glandular, con conductos que se abren hacia la porción prostática de la uretra. Está formado por tres lóbulos, un lóbulo central con un lóbulo a cada lado.

¿Para qué sirve? Como parte del sistema reproductor masculino, la función principal de la próstata es secretar un líquido ligeramente alcalino que forma parte del líquido seminal (semen), el líquido que transporta los espermatozoides. Durante el clímax masculino (orgasmo), las glándulas musculares de la próstata ayudan a impulsar el líquido prostático, además del esperma producido en los testículos, hacia la uretra. Luego, el semen viaja a través de la punta del pene durante la eyaculación.

Al día de hoy no se conocen todas las funciones de la próstata. Sin embargo, juega un papel importante en la función sexual y urinaria. Es común que la próstata se agrande a medida que un hombre envejece, y también es probable que un hombre encuentre algún tipo de problema de próstata en su vida

Principales problemas relacionados con la próstata

Muchos problemas comunes que no requieren una intervención  están asociados con la glándula prostática. Estos problemas pueden ocurrir en hombres de todas las edades e incluyen:

  • Hiperplasia prostática benigna (HPB). Este es un agrandamiento de la próstata relacionado con la edad que no es maligno. La HPB es el problema de próstata no canceroso más común y se presenta en la mayoría de los hombres cuando llegan a los 60 años. Los síntomas son flujo urinario lento, interrumpido o débil; urgencia con goteos o goteos; y micción frecuente, especialmente por la noche. Aunque no es cáncer, los síntomas de la HPB suelen ser similares a los del cáncer de próstata.
  • Prostatismo. Esto implica una disminución de la fuerza urinaria debido a la obstrucción del flujo a través de la glándula prostática. La causa más común de prostatismo es la HPB.
  • La prostatitis es una inflamación o infección de la próstata caracterizada por malestar, dolor, micción frecuente o infrecuente y, a veces, fiebre.
  • Prostalgia. Se manifiesta como dolor en la glándula prostática, también llamado prostatodinia. Con frecuencia es un síntoma de prostatitis.

 El cáncer de próstata es un problema de salud común y grave. Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, el cáncer de próstata es la forma más común de cáncer en hombres mayores de 50 años y la tercera causa principal de muerte por cáncer.

Opciones quirúrgicas para tratar la próstata

Hay diferentes formas de lograr el objetivo de extirpar la glándula prostática cuando hay cáncer. Los métodos para realizar la prostatectomía incluyen:

  • La extirpación quirúrgica incluye una prostatectomía radical (PR), con un abordaje retropúbico o perineal. La prostatectomía radical es la extirpación de toda la glándula prostática. La extirpación quirúrgica con conservación de nervios es importante para preservar la mayor función posible.
  • La resección transuretral de la próstata, o RTUP, que también implica la extirpación de parte de la glándula prostática, es un abordaje que se realiza a través del pene con un endoscopio (tubo pequeño y flexible con una luz y una lente en el extremo). Este procedimiento no cura el cáncer de próstata, pero puede eliminar la obstrucción mientras los médicos planifican el tratamiento definitivo.
  • La cirugía laparoscópica, realizada manualmente o por robot, es otro método de extirpación de la glándula prostática.

Diferentes tipos de prostatectomía

  • Prostatectomía radical con abordaje retropúbico (suprapúbico). Este es el abordaje quirúrgico más común utilizado por los urólogos (médicos que se especializan en enfermedades y cirugía del tracto urinario). Si hay motivos para creer que el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos, el médico extraerá los ganglios linfáticos alrededor de la glándula prostática, además de la glándula prostática. El cáncer se diseminó más allá de la glándula prostática si se encuentra en los ganglios linfáticos. Si ese es el caso, entonces la cirugía puede suspenderse, ya que no tratará el cáncer de manera adecuada. En esta situación, se pueden utilizar tratamientos adicionales.
  • Abordaje de prostatectomía con preservación de nervios. Si el cáncer está enredado con los nervios, es posible que no sea posible mantener la función o estructura nerviosa. A veces, se deben cortar los nervios para eliminar el tejido canceroso. Si se cortan o extirpan ambos lados de los nervios, el hombre no podrá tener una erección. Esto no mejorará con el tiempo (aunque existen intervenciones que pueden restaurar la función eréctil).

Si sólo se corta o extrae un lado del haz de nervios, el hombre puede tener menos función eréctil, pero posiblemente le quede algo de función. Si no se altera ningún haz de nervios durante la cirugía, la función puede permanecer normal. Sin embargo, a veces se necesitan meses después de la cirugía para saber si se producirá una recuperación completa. Esto se debe a que los nervios se manipulan durante la cirugía y es posible que no funcionen correctamente durante un tiempo después del procedimiento.

  • Prostatectomía radical laparoscópica. El cirujano hace varios cortes pequeños y se colocan herramientas largas y delgadas dentro de los cortes. El cirujano coloca un tubo delgado con una cámara de video (laparoscopio) dentro de uno de los cortes y los instrumentos a través de otros. Esto ayuda al cirujano a ver el interior durante el procedimiento..

  • Prostatectomía laparoscópica asistida por robot. A veces, la cirugía laparoscópica se realiza mediante un sistema robótico. El cirujano mueve el brazo robótico mientras está sentado frente a un monitor de computadora cerca de la mesa de operaciones. Este procedimiento requiere equipo y capacitación especiales. No todos los hospitales pueden realizar cirugía robótica.
  • Prostatectomía radical con abordaje perineal. La prostatectomía perineal radical se usa con menos frecuencia que el abordaje retropúbico. Esto se debe a que los nervios no se pueden salvar tan fácilmente, ni se pueden extirpar los ganglios linfáticos mediante esta técnica quirúrgica. Sin embargo, este procedimiento lleva menos tiempo y puede ser una opción si no se necesita el enfoque para preservar los nervios. Este enfoque también es apropiado si no se requiere la extirpación de ganglios linfáticos. La prostatectomía perineal puede usarse si otras afecciones médicas descartan el uso de un abordaje retropúbico.

Con el abordaje retropúbico, hay una incisión oculta más pequeña para un efecto cosmético mejorado. Además, se evitan los principales grupos de músculos. Por lo tanto, generalmente hay menos dolor y menos tiempo de recuperación

Riesgos del procedimiento

Como ocurre con cualquier procedimiento quirúrgico, pueden ocurrir ciertas complicaciones. Algunas posibles complicaciones del abordaje retropúbico y perineal de la PR pueden incluir:

  • Incontinencia urinaria. La incontinencia implica pérdidas de orina incontrolables e involuntarias, que pueden mejorar con el tiempo, incluso hasta un año después de la cirugía. Este síntoma puede empeorar si tiene más de 70 años cuando se realiza la cirugía.
  • Pérdida o goteo urinario. Este síntoma empeora inmediatamente después de la cirugía y generalmente mejorará con el tiempo.
  • Disfunción eréctil, también conocida como impotencia. La recuperación de la función sexual puede tardar hasta dos años después de la cirugía y es posible que no sea completa. La prostatectomía con conservación de nervios reduce la posibilidad de impotencia, pero no garantiza que no suceda.

  • Esterilidad RP corta la conexión entre los testículos y la uretra y provoca la eyaculación retrógrada. Esto da como resultado que un hombre no pueda proporcionar esperma para un hijo biológico. Un hombre puede tener un orgasmo, pero no habrá eyaculación. En otras palabras, el orgasmo es «seco».
  • Linfedema El linfedema es una afección en la que se acumula líquido en los tejidos blandos, lo que provoca hinchazón. El linfedema puede ser causado por inflamación, obstrucción o extirpación de los ganglios linfáticos durante la cirugía. Aunque esta complicación es poco común, si se extirpan los ganglios linfáticos durante la prostatectomía, con el tiempo se puede acumular líquido en las piernas o en la región genital. El resultado es dolor e hinchazón. La fisioterapia suele ser útil para tratar los efectos del linfedema.

Hable con nuestros especialistas

Si desea información personalizada, lo invitamos a programar una consulta con nuestros especialistas.

  • Teléfono:
    (55) 55 - 77 - 4354
  • WhatsApp:
    (55) 20 - 81 - 1692

Fuentes del Artículo:

https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/pruebas-diagnosticas/endoscopia-esofagogastroduodenal

Curaduría del artículo original:

El contenido de esta publicación es una traducción y sintesis del articulo original que usted epuede encontrar en la pagina del hospital Johns Hopkins Medicine. 

Nota importante:

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso, sustituye la consulta con su médico. El objetivo de este sitio web no es el de proporcionar consejos médicos ni reemplazar las opiniones y los tratamientos de tu médico de cabecera. Se recomienda a los visitantes de este sitio web que consulten con sus médicos de cabecera u otros profesionales de la salud calificados con respecto al tratamiento de enfermedades. El autor no será responsable de ningún malentendido o mal uso de la información incluida en este sitio web. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial. Mediante la visita recurrente de esta pagina y sus artículos el lector acepta estos términos.